Llegado el momento en el que hay más líneas móviles que habitantes en todo el planeta y que el número de dispositivos conectados ha crecido un 30% con respecto al año anterior, no es descabellado plantearse el desarrollo de una aplicación móvil para crear un negocio.

Por otro lado, nos encontramos con multitud de aplicaciones entre las que deberemos destacar y tendremos que invertir en programación y diseño para cumplir nuestro objetivo.

 

Ventajas de la aplicación móvil: acércate al usuario

aplicación móvil-usuario

  • Hay una conexión constante con el usuario de la aplicación móvil, lo que nos facilita la transmisión y recepción de datos y el estar cerca del cliente.
  • El móvil ya se ha convertido en dispositivo de referencia, y es con el que consumimos la mayor parte del tiempo de conexión a internet. Puedes llegar a multitud de posibles usuarios que usan el móvil por encima de otro dispositivo (mobile first).
  • La interacción con el usuario es casi ilimitada, las notificaciones push, la geolocalización y la personalización de la aplicación permiten una mejor empatía con el mismo.

 

Modelos de aplicación móvil: da forma a la idea

aplicación móvil-ideas

La aplicación móvil puede revestir diferentes formas según lo que queramos obtener:

Canal de venta: el comercio electrónico en España creció un 20% con respecto al año anterior. No es de extrañar que queramos desarrollar una aplicación móvil teniendo como objetivo la venta. Además, las ventajas de medición de las aplicaciones móviles las colocan en primera opción para crear un ecommerce. El IoT hará incluso necesarias este tipo de aplicaciones en las tiendas físicas facilitando la venta gracias a la personalización que le brinda al usuario, que podrá escoger el producto que más le encaja reduciendo margen de error y por tanto la devolución.

Gestión de procesos: aplicación dirigida a mejorar los procesos de una empresa. La aplicación móvil en este caso está encaminada a optimizar la eficiencia y la eficacia de todas las actividades y tareas desempeñadas por esa empresa, agilizando trámites y ahorrando costes.

Economía colaborativa: aplicación enfocada a transacciones de persona a persona, suponen por tanto la eliminación de un intermediario ahorrando costes y reduciendo trámites. Hay muchos negocios surgidos en los últimos años  basados en una aplicación  móvil a través de las cuales los particulares ofrecen un servicio o producto.

 

Plan de negocio para una aplicación móvil: ponte en marcha

aplicación móvil-modelo de negocio

Finalmente y como para cualquier otra empresa, el desarrollo de una aplicación móvil requerirá de un plan de negocio al efecto que nos permita saber si podemos proseguir con la idea y definir el producto.

1.¿Qué hace nuestra app? ¿Cubre una necesidad? ¿Divierte? Esto es fundamental tenerlo claro para poder empezar a investigar nuestro nicho de mercado. Una vez que hayamos concretado qué solución aporta deberemos buscar en las Stores las aplicaciones que se parezcan a la nuestra. No bastará con comprobar que haya alguna similar, sino que nos descargaremos todas las aplicaciones que cubran funciones parecidas. Puede incluso que haya una igual, pero que no tenga las mismas funcionalidades que la que tenemos en mente. Una vez hecho esto, las probaremos y valoraremos si hay hueco para nuestra aplicación móvil en el mercado.

2. Conceptualización: en esta fase deberemos definir el público objetivo con el que quiere conectar nuestra aplicación. Por otro lado habrá que decidir las funcionalidades básicas para que se convierta en un producto mínimo viable. Tendremos que atender también a la usabilidad y diseño de la misma para conseguir que sea lo más atractiva y amigable posible.

3. Plataformas en las que estará presente: App Store, tienda de aplicaciones móviles de Apple en la vanguardia de las plataformas de venta. GooglePlay, plataforma perteneciente a Google que es la que cuenta con mayor número de usuarios. Aunque existen otras plataformas son residuales frente a las anteriores.

4. Venta: definición de la modalidad en la que vamos a monetizar nuestra app.

  • de pago: la aplicación se descarga a cambio de un precio.
  • gratuita: la aplicación se descarga sin coste. A cambio, al usuario le suele aparecer publicidad normalmente por medio de un banner.
  • freemium: la aplicación es gratuita, pero los usuarios pueden descargarse contenido extra a cambio de un precio.
  • suscripción: la aplicación se obtiene de manera gratuita, pero se paga un fee mensual.

5. Costes: para analizar los costes, son fundamentales haber cumplimentado bien los pasos previos de conceptualización. Así podremos hacernos una idea de la complejidad de la aplicación móvil y el tiempo que debemos dedicar a su desarrollo. Dependiendo de la velocidad a la que quieras que vaya el proyecto, el coste mensual puede estar entre los 3.500€ y los 15.000€. Aquí será también fundamental contratar a un equipo de desarrollo cualificado.

6. Posicionamiento: si de verdad te estás planteado crear una aplicación móvil como un negocio lucrativo, no puedes obviar todo el trabajo posterior a su desarrollo. Que la app esté bien desarrollada es clave de su éxito, pero no el único. Que la aplicación móvil esté bien posicionada depende de muchos factores: el icono, la descripción, las keywords. Este trabajo de ASO (App Store Optimization) es fundamental para que el potencial usuario encuentre tu app. Y por supuesto un trabajo de marketing que incluirá notas de prensa y campañas de publicidad.

 

Datos obtenidos del Informe sobre la Sociedad Digital en España 2017: https://www.fundaciontelefonica.com/arte_cultura/sociedad-de-la-informacion/